Conoce la mecánica básica del coche para evitar averías

Conoce la mecánica básica del coche

Conoce la mecánica básica del coche para evitar averías

Con el paso de los años los coches han evolucionado convirtiéndose en máquinas cada vez más potentes y complejas. Nuestros vehículos albergan diversos componentes que funcionan en perfecta armonía para ofrecer experiencias de conducción más seguras y eficientes. Esto hace que cada parte de este sistema tenga importancia y que, si una pieza del conjunto no funciona apropiadamente, esto pueda afectar al rendimiento de todo el sistema e impedir el rendimiento óptimo del automóvil.

 

Obviamente no necesitamos conocer todos los entresijos de nuestro coche al detalle para proporcionarle un mantenimiento adecuado, pero sí que es buena ideaestar familiarizado con las partes más importantes la mecánica básica del coche y sus funciones. Por eso, en este artículo de Eurochapa2000 hablamos sobre ello.

 

Partes básicas de la mecánica básica del coche

 

Todos y cada uno de los componentes de un vehículo tienen importancia, aunque algunos pueden resultar cruciales determinando el rendimiento de un vehículo. Comprender cómo funcionan y cómo mantenerlos en buena forma significará viajes más seguros y sin complicaciones.

 

 

Motor del coche

 

El motor es absolutamente el corazón del automóvil, es decir, lo más importante de la mecánica básica del coche. Este es el componente más importante de un coche en todas sus posibles versiones. El rendimiento de un vehículo depende en gran medida de su motor. Además, los muchos componentes del motor y sus partes relacionadas son muy propensas a desgastarse, por lo tanto, el motor encabeza la lista de partes de un automóvil con las que debemos familiarizarnos.

 

Los motores de automoción se denominan “motores de combustión interna”. Esto se debe a que el motor genera energía creando una combustión dentro de su cámara. La entrada para dicha combustión es una mezcla de combustible y aire en una proporción precisa para un resultado óptimo.

 

En un motor de cuatro tiempos, el ciclo se inicia con la válvula de admisión que se abre. El pistón se mueve hacia abajo y mueve el cigüeñal con él, creando una succión que aspira aire y combustible, dejándolos entrar en la cámara de combustión. Luego, la válvula se cierra. La cantidad de esta mezcla que se permite entrar se controla mediante el acelerador de mariposa, una placa que gira, en la válvula de admisión.

 

Cuando el pistón alcanza la parte superior, la mezcla se comprime, mientras que la bujía enciende la mezcla comprimida y crea una combustión, enviando el pistón hacia abajo, lo que hace girar el cigüeñal. En última instancia, ese cigüeñal combinado con la transmisión es lo que hace girar las ruedas que ponen en movimiento todo el vehículo.

 

Cuando el pistón llega al final del ciclo, la válvula de escape se abre, empujando los gases de escape fuera del cilindro. Los motores requieren cambios de aceite regulares para mantenerse lubricados y evitar el desgaste.

 

Además, deben mantenerse limpios y cambiar los filtros del aire periódicamente, lo que garantiza una ventilación adecuada. Hay que cuidar bien que los elementos implicados en su funcionamiento, como las bujías y cables, estén en buenas condiciones.

 

Es importante evitar sobrecalentamientos, por lo que se debe vigilar mantener siempre el nivel de líquido refrigerante.

 

 

Caja de cambios y transmisión

 

La caja de cambios se ubica en un segundo lugar cercano al motor y es lo segundo más importante de la mecánica básica del coche. Esta parte es la que comúnmente necesita atención cuando los vehículos fallan. La caja de cambios, cuando se restaura, puede dar nueva vida incluso a los vehículos más antiguos.

 

La transmisión es lo que contiene las diferentes marchas a las que un automóvil debe cambiar según la velocidad. Estos engranajes transfieren la potencia del motor a las ruedas del vehículo.

 

Mantener el nivel del lubricante de la transmisión y la caja de cambios es el principal consejo práctico de mantenimiento de este sistema.

 

También conducir sin maniobras bruscas y evitando cargar en exceso el coche es un modo de cuidar la trasmisión.

 

Frenos y caja de cambios, aprende sobre la mecánica básica del coche

 

Frenos

 

Si bien las partes de un automóvil que lo hacen moverse son vitales, también lo son los componentes que lo hacen detenerse. El sistema de frenos es el primer implicado en evitar accidentes de todo tipo.

 

Cuando presionamos el pedal del freno, un líquido hidráulico se transmite a través de los tubos de acero a las ruedas de los vehículos. Los frenos utilizan la potencia del fluido hidráulico para transferir la fuerza que el conductor aplica al pedal del freno a una fuerza de sujeción que ralentiza las ruedas del vehículo.

 

El sistema de frenado de un automóvil consta de rotores de freno, pinzas de freno y pastillas de freno.

 

Los rotores de freno son discos de metal hechos de acero y hierro. Se conectan a los ejes, el componente que hace girar las ruedas. Las pinzas de freno son piezas que entran en contacto con ambos lados de los rotores de freno para crear fricción cuando se frena.

 

Para aumentar la eficiencia de frenado y minimizar el desgaste del costoso sistema de frenos, las pinzas de freno están equipadas con pastillas. Estas pastillas de sacrificio aprietan a ambos lados de cada rotor de freno para reducir la velocidad.

 

Es muy importante mantener y reemplazar regularmente las piezas del sistema de frenado, que pueden agrietarse con muchos golpes. Los problemas comunes con los frenos pueden deberse a pinzas oxidadas que pueden bloquearse, pastillas agrietadas, aire en las líneas de freno o daños por agua.

No hay comentarios

Comenta

Comenta
Nombre
Email
Web