Principales averías en el sistema eléctrico de mi coche

Principales averías del sistema eléctrico del coche

Principales averías en el sistema eléctrico de mi coche

Por lo general, las personas ven los automóviles como un conjunto de piezas mecánicas que trabajan constantemente para generar energía y movimiento. Se pone gasolina en el depósito, se combustiona en el motor y eso es todo lo que se necesita para que el automóvil funcione. En una primera aproximación y a un nivel fundamental, esto es cierto. Pero los vehículos modernos dependen de mucho más que del funcionamiento de sus piezas mecánicas. Aparte de todo lo mencionado anteriormente, el sistema eléctrico del coche es probablemente la parte más esencial de un automóvil moderno.

 

Función del circuito del sistema eléctrico

 

En términos generales, el sistema eléctrico del coche es lo que hace que el motor arranque en primer lugar. Ese sistema permite que la combustión ocurra dentro del motor, al mismo tiempo que alimenta todos los demás sistemas del automóvil que dependen de la electricidad.

 

En esencia, el sistema eléctrico de un vehículo está formado por tres partes del automóvil: la batería, el alternador y el motor de arranque. Es el motor de arranque el que propicia que el motor se inicie y todo el sistema comience a funcionar. Una vez que enciende, el alternador mantiene cargada la batería de nuestro coche. Luego, la batería suministra energía a todas las partes eléctricas del automóvil, como los faros, toda la electrónica y otros accesorios.

 

Soluciones al fallo del sistema eléctrico del automóvil

 

Al igual que las piezas mecánicas de los automóviles, el sistema eléctrico puede tener problemas de vez en cuando. A continuación vemos algunas cosas que podrían salir mal cuando se trata de la mecánica o sistema eléctrico de nuestro coche, como por ejemplo las averías en el aire acondicionado del coche.

 

Distintos problemas del sistema eléctrico del coche

 

Problemas con la batería

 

Uno de los problemas más comunes que podrían ocurrir con el sistema eléctrico de nuestro coche es una batería débil o muerta. Todas las baterías de automóvil tienen una cierta vida útil, por lo que inevitablemente necesitaremos reemplazarla en algún momento.

 

El desafío con las baterías de automóvil es que, por lo general, no hay un indicador claro de que esté a punto de dejar de funcionar. En cambio, es posible que se observen señales como que el automóvil tiene problemas para arrancar cuando se enciende el motor. Siempre que se note que sucede algo como esto, debemos verificar cuándo se compró esa batería. Si ya ha pasado un tiempo desde que se adquirió, podría ser una buena idea considerar reemplazarla de forma preventiva.

 

Problemas del alternador

 

A veces, el alternador puede ser la fuente del problema. Como ya se ha mencionado, el trabajo del alternador es recargar la batería mientras el motor del automóvil está funcionando. Si no lo hace correctamente, los accesorios eléctricos del coche continuarán consumiendo la energía de la batería hasta que se agote por completo.

Cuando se trata de problemas con el alternador, hay algunos síntomas que pueden tenerse en cuenta. Por ejemplo, es posible que se vea que las luces del tablero comienzan a parpadear mientras estamos en la carretera. Si esto comienza a suceder, debemos llevar el coche a nuestro taller de confianza para que lo inspeccionen profesionales.

 

El motor no arranca correctamente

 

El problema más común es ese clásico “clic” cuando se gira la llave e intentamos encender nuestro automóvil. Esto implica que no está llegando el flujo de corriente necesario para iniciar el motor. Generalmente, esto es causado por una batería descargada o defectuosa, pero el motor de arranque también podría ser el origen del problema.

Si se escucha un “chirrido” durante el arranque, esto podría deberse a un motor de arranque defectuoso, o a una corona dentada del volante defectuosa. En función de la antigüedad y el kilometraje del coche es probable que haya algún fallo en el motor de arranque, algo que requerirá una revisión profesional experta.

 

Fusibles quemados

 

Cualquier sistema eléctrico depende de fusibles. Los fusibles automotrices sirven para proteger el cableado y los accesorios eléctricos de nuestro coche de sobretensiones peligrosas. El problema aquí es que, si alguno de esos fusibles se funde, se corta la corriente de alimentación que se supone debe atravesarlo.

En algún lugar del coche hay siempre una caja de fusibles, donde se encuentran todos los diferentes fusibles juntos. Si una pieza eléctrica en particular no funciona, se puede localizar su fusible consultando el diagrama dentro del automóvil o en el manual del propietario del automóvil.

 

Bujías problemáticas

 

Otro problema eléctrico común son las bujías. Su trabajo es encender la mezcla de aire y combustible dentro de las cámaras de combustión del motor. A veces, sin embargo, esas bujías no funcionan correctamente. Afortunadamente, las bujías problemáticas son relativamente fáciles de descubrir y resolver. La mayoría de las veces, todo lo que se tiene que hacer es reemplazar las bujías en cuestión.

Habrá indicios de si se trata de una bujía problemática. Podemos notar que el motor falla o que el coche no acelera como debería.

 

Problemas de cableado

 

Cuando las piezas eléctricas del automóvil dejan de funcionar correctamente y se descartan todos los demás problemas, es posible que tengamos un problema de cableado. A veces, las conexiones de cableado pueden estar sueltas o incluso cortarse accidentalmente. Otras veces, un cortocircuito puede haber provocado que se quemen determinados cables.

Para un problema como este, lo mejor será dejar que un mecánico cualificado revise el sistema eléctrico del coche.

No hay comentarios

Comenta

Comenta
Nombre
Email
Web